domingo, 29 de mayo de 2011

JOSÉ ALMOINA -- UNA SATRAPÍA EN EL CARIBE


José Almoina nació en Lugo, España, el 21 de junio de 1903. En su país había sido funcionario de correos, y estudiante de Letras en la Universidad de Santiago de Compostela. Vino a la República Dominicana como exiliado político el 7 de noviembre del año 1939.

Al igual que muchos de sus compañeros, obtuvo empleo gracias a la solidaridad de algunos intelectuales dominicanos con influencia en el gobierno. Empezó a trabajar en febrero de 1940 como profesor en la Escuela Diplomática y Consular de la Secretaría de Estado de Relaciones Exteriores.

La estrella de Almoina fue en ascenso al ser nombrado preceptor de Ramfis Trujillo en octubre de 1942, lo que le facilitó puerta abierta a la intimidad familiar del tirano. En febrero del año 1943 fue nombrado catedrático especial de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Santo Domingo, responsable del área de portugués, al hacerse obligatoria la enseñanza de esta lengua en el país. En mayo del año 1944 se le concedió la ciudadanía privilegiada. En enero del año 1945 fue nombrado Secretario Particular del Presidente Rafael L. Trujillo, lo que le facilitó conocer la dictadura desde adentro.

En la República Dominicana, Almoina publicó dos libros con el auspicio de la Universidad de Santo Domingo. Primero apareció La biblioteca erasmista de Diego Méndez (1945) y luego Rumbos heterodoxos de México (1947). Aunque no se publicaron con su firma, se sabe que también escribió Meditaciones Morales y Falsa Amistad, que aparecieron bajo la autoría de María Martínez de Trujillo, entonces Primera Dama de la República Dominicana. También es suyo el libro La frontera de la República Dominicana con Haití (Ciudad Trujillo, Editorial La Nación, 1946).

En junio del año 1947 salió hacia México. Allí fue docente y trabajó en la Editorial Norma. En octubre del año 1950 publicó en Buenos Aires su libro Yo fui secretario de Trujillo (Buenos Aires, Editora y Distribuidora Del Plata, 1950), un libro laudatorio al tirano que intentaba despejar dudas sobre su fidelidad al régimen de Trujillo. Estando en México publicó el libro La póstuma peripecia de Goya; una edición anotada de la Regla Cristiana Breve de fray Juan de Zumárraga; un libro sobre Díaz Mirón y su poética; varios folletos; y numerosas traducciones francesas para la casa editorial que trabajaba.
Por algún tiempo continuó al servicio de Trujillo, hasta que éste se convenció de su doble actividad. El 4 de mayo de 1960 fue asesinado en Ciudad México a manos de pistoleros a sueldo del dictador.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada